Es posible que alguna vez, bien por necesidad, porque no había el alimento que compramos habitualmente o simplemente porque quieres cambiar un poco de comida, le has cambiado a alimentacióna tu mascota (ya sea pájaro, gato, perro, etc.) y has visto que el animal se resiente porque tiene diarrea o estreñimiento o ha dejado de comer.

Eso a menudo suele suceder cuando no está acostumbrado a los cambios (y de pequeño pasa mucho) con lo que a veces es mucho mejor cambiar la alimentación gradualmente para que no pase a mayores (porque es posible que deje de comer hasta que le vuelvas a dar la alimentación a la que está acostumbrado.

En estos casos el paso suele hacerse de forma gradual de la siguiente forma:

– Dos primeros días: 20 por ciento de la alimentación nueva y 80% de la alimentación actual.

– Dos siguientes días: 50 por ciento de la alimentación nueva y 50 de la alimentación actual.

– Dos últimos días: 80 por ciento de la alimentación nueva y 20% de la alimentación actual.

De este modo te evitas que tenga problemas con laalimentación y también lo vas acostumbrando al nuevo sabor de su comida, algo que a veces no se tiene en cuenta y, claro, al final puede provocar problemas gástricos en los animales con lo que al final tienes que acabar llevándolo al veterinario.

Si has de cambiar la alimentación, ten presente la alimentaciónnecesaria para pasar el periodo de cambio.

Fuente: lamascotafeliz.blogspot.com

Anuncios