Si has sabido de algún animal que esté siendo o haya sido maltratado, la legislación española protege a los animales, y por ello se puede interponer una denuncia.

Según la gravedad de la infracción se puede interponer una denuncia penal o una denuncia administrativa. Te explicamos cómo y dónde presentar cada una de ellas.

Denuncia penal

La denuncia penal se puede realizar de manera verbal o por escrito, aunque se recomienda ésta última. Incluye todos los detalles pertinentes, como el lugar donde se ha producido el maltrato, la fecha, los datos relevantes, así como las pruebas que se tengan: fotos, vídeos, testigos… Quédate con una copia de la denuncia.

La denuncia se pone en el juzgado de guardia, comisaría de policía o cuartel de la Guardia Civil más cercano al lugar de los hechos. La denuncia debe realizarse lo más pronto posible a cuando ocurrieran los hechos.

Denuncia administrativa

La sanción administrativa la dicta el primer edil de la localidad, o bien un delegado gubernativo o una autoridad con competencias. A diferencia de la denuncia penal, que supone penas de prisión, la administrativa suele ser una multa o sanción económica.

Al igual que en caso anterior, has de quedarte con una copia.

Legislación al respecto

El Código Penal afirma, en el artículo 337, que “el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a un animal doméstico o amansado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales”.

Fuente: mascota.org

Anuncios