A muchas personas les apetece tener una tortuga de agua en casa como mascota y la compran sin pensar en que son animales anfibios que necesitan un hábitat especial, y adecuado, donde vivir.

Las tortugas acuáticas necesitan para vivir y desarrollarse de manera correcta un entorno en el que coexista el agua y la tierra. Además, cada especie tiene unas necesidades concretas que marcan el que debe ser su hábitat. Por esta razón debemos informarnos antes de preparar ‘el hogar’ de nuestro animal.Las tortugas verdes de mar viven en este ecosistema y ponen sus huevos en la playa. Desde entonces y hasta que son mayores viven en aguas poco profundas cerca de la costa. Al ser mayores ya se adentran en las aguas más abiertas de los océanos.

La tortuga pintada se encuentra en aguas muy diferentes pero lo más característico de ellas es que necesitan tener agua y tierra para vivir y reproducirse. Esto las convierte en una mascota cara y difícil de mantener.

La tortuga Box, por su parte, se asusta cuando nota que está encerrada en un acuario, por lo tanto necesita que se la ubique en un entorno exterior. Para mantenerlas en un hábitat interior y en buen estado podemos optar por las cajas de madera o por tubos especialmente diseñados para ellas. Si decidimos tenerlas en el exterior de nuestro hogar debemos buscar la manera de que tenga su ‘piscina’ particular , suficientemente profunda como para que pueda nadar.

Finalmente las tortugas de acuario demandan que prestemos especial atención al agua donde van a vivir. Hay que tener en cuenta que un acuario es un entorno artificial, lo que implica que debemos mantenerlo en tan buenas condiciones como sea posible.

Fuente: mascotas.org

Anuncios