A muchas personas todavía les sorprende ver a un hurón como una mascota doméstica pero la verdad es que este mamífero carnívoro – pariente de la nutria, el visón o la mofeta, entre otros mustélidos – es un excelente animal para tener en el hogar.

Los hurones domésticos llaman la atención a simple vista por ser animales de cuerpo muy alargado, con un precioso pelaje de varios colores y un ‘antifaz’ en su cara. En la convivencia diaria se convierten en mascotas muy juguetonas, mimosas y curiosas.Aunque en España identificamos los hurones como compañeros de caza la verdad es que estos animales están completamente domesticados y son una mascota tan común en Europa y Estados Unidos como los perros y los gatos. Establecen vínculos de relación importantes y no tienen problemas de relación ni con niños ni con otras mascotas que puedan convivir en la casa.

En cuanto a su alimentación hay que destacar que los hurones son animales carnívoros que no deben comer ni frutas ni verduras, ni lácteos. Lo mejor para ellos es comer alimento seco específico para estos animales que se vende en tiendas de mascotas especializadas. Es importante que tenga siempre su plato lleno de comida y agua fresca permanentemente a su alcance.

La salud de los hurones es también un factor a tener en cuenta cuando los tenemos como mascotas. Debemos llevarlo a un veterinario que lo revise una vez al año, protegerlo del calor y el frío excesivos y dedicarle al menos un par de horas al día a estar con él para mimarlo. Esta mascota también debe ser vacunada contra la rabia y desparasitarla si se observa que puede tener parásitos en sus heces.

Finalmente hay que destacar que tener un hurón como mascota nos ofrece numerosas ventajas: necesitan poco espacio, se adaptan a los horarios de sus amos, son limpios, no hacen ruido y crean un estrecho vínculo con quien viven.

Fuente: mascotas.org

Anuncios