El peculiar temperamento independiente de los gatos hace que si tenemos uno en casa sea difícil introducir otro, más si tenemos en casa un animal asocial, es decir, aquel que no ha tenido contacto con otros gatos durante su periodo de sociabilización. Para este gato la llegada de otro significará una invasión de su territorio.

Para que la introducción del nuevo gato en la casa sea positiva tenemos que tener en cuenta ciertos consejos:

• Si tenemos un adulto en casa, es mejor introducir un cachorro, o mejor dos. De esta manera jugarán entre ellos y dejarán en paz al gato adulto, que se podrá adaptar con tranquilidad a ellos.

• Si vamos a introducir otro gato adulto en la casa debemos tener en cuenta que los machos castrados se toleran entre sí muchos mejor que las gatas hembras que hayan sido esterilizadas.

• En el caso de que se haya muerto uno de los gatos que teníamos y queramos sustituirlo por otro debemos dejar un tiempo prudencial para que el gato que sigue vivo se recupere de la pérdida. Si no lo hacemos, el animal puede reaccionar con agresividad contra el nuevo.

El nuevo gato debe introducirse de forma gradual en la casa. Los dos o tres primeros días lo mantendremos en una habitación separada para que el animal que tenemos en casa y él se relacionen solo con el olor. Un buen truco es que frotemoss trapos por la cabeza y cuerpo del nuevo gato y los pongamos cerca del otro, y viceversa. Cuando ambos animales reaccionen bien a los olores, se provocará un contacto visual mediante una reja o cristal de separación, y después el físico.

Fuente:mascotas.org

Anuncios