Aunque dicen que los gatos tienen siete vidas, la verdad es que estos animales tienen accidentes y, cuando caen de una altura importante, se pelean con otro gato o son atropellados, necesitan que les prestes unos primeros auxilios básicos.

Si te encuentras con un gato en estado de inconsciencia, es evidente que antes que nada debes llevarlo al veterinario rápidamente. Para ello es importante que uses una manta como camilla improvisada. Debes poner al gato encima y con ayuda de otra persona levantarla con cuidado para dejarla encima de una superficie plana y segura. Acuérdate de poner al animal de lado y abrirle la boca para tirarle un poco de la lengua si no respira bien. Estos son primeros auxilios básicos para ayudarle.

Si tu gatos se ha cortado o tiene una herida no profunda y sangra, empieza por limpiársela con un algodón humedecido, corta el pelo enmarañado y aplica un antiséptico suave. Una buena idea es que apliques vaselina en el borde de la herida para evitar que caigan pelos en ella.

Sigue estos pasos e intenta contener la hemorragia, si no lo consigues lleva el gato al veterinario tan rápido como puedas:

• Tapa la herida con una compresa mojada en agua fría y presiona un poco.

• Aplica un vendaje y coloca encima otra almohadilla de gasa.

• Pon otro vendaje encima.

Un último consejo: si tu gato ha vuelto a casa con heridas de alguna riña con otro gato, lo más probable es que puedas curarle tu mismo porque acostumbran a ser muy superficiales. Límpiale con un antiséptico suave y si no se infecta se le irá cicatrizando por si misma.

Fuente: mascotas.org

Anuncios