Los caballitos de mar son conocidos también con el nombre de hipocampo. Se trata de un vertebrado único en su especie, que destaca por su delicada belleza y por la semejanza de su rostro con la de los caballos.

Mucha gente se decide por un hipocampo para decorar su pecera, pero hay que tener en cuenta que son muy delicados y difíciles de mantener. Para empezar, muchas personas creen que se alimenta de plancton, como los demás peces, pero esto es completamente erróneo.

Si tenemos un hipocampo en casa debemos tener cuidado de mantener el agua de la pecera limpia y oxigenada y, sobretodo, evitar instalar aparatos de aire, porque producen bolas de oxígeno que estos animales pueden tragar y morir.

También es importante que llenemos su acuario de algas, vegetales y corales, para que se puedan enroscar en ellos, para que imiten su comportamiento en el mar, donde actúan como cazadores. Además, hay que tener en cuenta que son animales bastante lentos en sus movimientos, con lo que no es bueno que los pongamos con peces más vivos, ya que se comerán su alimento antes de que ellos reaccionen.

A la hora de alimentar los hipocampos, debemos recordar que su comida ideal son los alevines vivíparos vivos, pero puede ser complicado de alimentarlos así. Una buena alternativa es que los acostumbremos a la artemia viva, y a comer fresco empezando por darles daphinia congelada, mysis y cyclops, aunque esto no significa que podamos olvidarnos de los alevines.

Fuente:mascotas.org

Anuncios