Todos identificamos las ardillas con esos roedores simpáticos de enorme cola que podemos ver en los bosques en libertad. La verdad es que estos animales también son excelentes mascotas para muchas personas, especialmente la variedad conocida como ardillas de Corea.

Estos pequeños animales no son especialmente cariñosos con sus dueños, pues no dejan de estar acostumbrados a vivir en libertad. De todos modos, con paciencia se consigue que se ganen nuestra confianza.

En cuanto a los cuidados que necesitan, es importante recalcar que debemos procurarles una jaula amplia, con ramas de árboles y maderas, para que puedan usarlas para jugar y esconderse. También tenemos que ir con cuidado a la hora de situarlos en un lugar con corrientes de aire o demasiado sol, pues podríamos dañar su salud.

La alimentación de las ardillas debe ser muy variada, ya que son animales omnívoros. Es importante que incluya semillas específicas para estos animales, verduras, frutas frescas, nueces, brotes de hierbas y algunos insectos. También beben mucha agua, así que es importante que les coloquemos un bebedor para cobayas para asegurar su abastecimiento.

Las ardillas pueden vivir solas, pero es recomendable que las tengamos en pareja. De hecho, incluso se reproducen con facilidad estando en cautividad. Una cosa que debemos tener en cuenta es que no son animales silenciosos, ya que emiten unos grititos fuertes que llegan a ser molestos.

Pueden llegar a vivir hasta 12 años si las tratamos con cuidado y les dedicamos el tiempo suficiente para darles todo lo que necesitan. No son mascotas recomendadas para niños pequeños, ya que necesitan atenciones específicas que ellos no sabrían darles.

Fuente:mascotas.org

Anuncios