Si tienes un nuevo perro como mascota, lo primero que deberás enseñarle es a hacer sus necesidades donde tú quieras.

Los perros pequeños tienen una gran capacidad de aprendizaje, sólo debes tener un poco de paciencia y mucho cariño.

No hay nada más divertido que un cachorrito, son tan dulces y juguetones que se ganan el corazón de cualquiera. Hasta ahí todo muy lindo, los problemas pueden comenzar cuando el pequeño comienza a hacer pis y caca por cualquier lado.

Primero que nada debes saber que al principio esto es inevitable. Cuando traes un perrito de pocos días de vida, éste hará pis donde pueda, cuando le vengan ganas, así como los bebés. Pero la ventaja es que los cachorros aprenden muy rápido. Debes ponerle a unos metros de su sitio unos papeles de periódico con un plástico debajo, en lo posible agrégale arena por encima y un poco de tierra y hierba. Cuando veas que se apronta a hacer, colócalo en ese sitio, verás que el solito luego busca el mismo lugar para hacer sus necesidades.

Esto sólo durará unos pocos días, porque a medida que el cachorro gana movilidad deberás enseñarle a hacer en su sitio definitivo. Por naturaleza los perros preferirán hacer en la hierba, sólo precisan tener la posibilidad de hacerlo varias veces al día al principio del aprendizaje. Por eso debes sacarlo con frecuencia y alentarlo cada vez que hace afuera, premiándolo con palabras dulces y caricias. Con tus halagos y los olores que descubrirá en la naturaleza, en poco tiempo será el quién te pedirá para salir a hacer.

Debes tener mucho cuidado de que no coja malas costumbres y se le dé por hacer dentro de forma caprichosa. Si esto ocurre no dudes en regañarlo, háblale muy fuerte, para que entienda que la cosa va en serio, pero no uses agresiones físicas, nunca dejes pasar un pis o caca donde no debe, porque si no volverá hacerlo con total seguridad, esto es muy importante, no dejes pasar una sola vez un error.

Así como le puedes enseñar a hacer en el exterior, los perros también aprenden a hacer dentro en lugares específicos, utiliza el mismo sistema de recompensa, y nunca pases por alto un accidente, sólo puedes obviar algo así cuando sabes que realmente está enfermo, por ejemplo si está descompuesto, en un caso así muéstrate molesto pero a la vez comprensivo.

Cuando adoptas un perro adulto, el aprendizaje se vuelve más difícil, a veces imposible. Si el perro está habituado a hacer dentro, lo seguirá haciendo, en un caso así si puedes infórmarte de sus costumbres anteriores e intenta proporcionarle un lugar similar al que disponía anteriormente.

Fuente:mascotas.org

Anuncios