Seguramente ya sabes que la sarna es producida por ciertos ácaros. Nuestras mascotas suelen convivir con ácaros que se instalan en los folículos del pelo.

Un animal puede tener estos parásitos sin sufrir ningún problema, pero la sarna aparece cuando la población de ácaros es excesiva y esto sólo ocurre en animales con su sistema inmune debilitado, ya sea por desnutrición, vejez , estrés, abandono, mal trato o inadecuado tratamiento del pelaje.

La sarna tiene lugar cuando estos ácaros proliferan debido a las bajas defensas del animal afectado. Ya que los causantes de la sarna viven en los folículos del pelo, el primer síntoma es la caída del mismo. Normalmente comienzan a perder el pelo alrededor de los ojos y del bozal. También se manifiesta con la piel roja con aspecto húmedo, picazón, agrietamiento y supuración de la misma.

La sarna puede ser suave o más intensa, y puede hacer que el animal llegue a perder absolutamente todo el pelo del cuerpo. Pueden tener los ganglios y la piel inflamados, y sufrir de diversas infecciones secundarias. También los animales con sarna pueden presentar fiebre y pérdida del apetito.

La higiene no tienen nada que ver con la aparición de la sarna, de hecho no es raro que aparezca en perros sumamente cuidados. La sarna puede aparecer en cualquier perro con un sistema inmune alterado, por lo que puede ser un síntoma de otra enfermedad más grave como el Cushing, cáncer, enfermedad filaria en perros, virus felino de la leucemia o el virus felino de la inmunodeficiencia.

Si bien es muy conocido el uso de aceite de coche quemado para curar la sarna, este tratamiento puede ser muy cruel para el animalito. Sin embargo tiene mucho éxito en el tratamiento de la sarna el uso del ajo, que también los resguarda de las pulgas y otros parásitos. Se aplica en la zona afectada ajo machacado en aceite de oliva. También se les puede dar baños de decocción de ajenjo, remedio que se ha utilizado desde la antigüedad para combatir los ácaros y como repelente natural de insectos.

También es muy beneficiosa la aplicación sobre la piel del animal de aloe, incluso luego de haber curado la sarna, la aplicación del gel natural de esta planta hará que su pelo crezca muy rápidamente.

Otras hierbas utilizadas son la Neem, Cymbopogon y Niaoli, porque son buenos repelentes y ayudan a recuperar la piel lastimada. Junto con el tratamiento para los ácaros es muy importante reforzar el sistema inmune del animal, esto se puede conseguir administrándole Echinacea purpurea o cardo de leche.

Fuente:mascotas.org

Anuncios