Quizás ya hayas oído historias sobre perros solidarios, algunas son tan impresionantes que parecen una gran fantasía.

Pero esta es una historia muy sencilla, porque no tiene nada de extraordinario, salvo el mostrarnos otro caso real de perros que no dejan desamparados a sus compañeros.

Esta es una historia real de dos perros de raza boxer. El mayor es un perrito muy querido por sus dueños, llamado Dino. Tiene 10 años y se encuentra en buen estado de salud para su edad, aunque está totalmente ciego. Su dueña cuenta que Dino se maneja muy bien por toda la casa, sólo tiene algunos inconvenientes cuando le cambian cosas de sitio.

Maia es una cachorra hermosa, también de la raza boxer, quien protagonizó junto con Dino una historia muy emotiva. Cierta noche, los dueños de ambos perros descansaban, cuando se despertaron por los fuerte aullidos de Maia, que lloraba y gritaba como loca, habiendo despertado también a los vecinos.

Fue entonces cuando descubrieron a Dino, el perrito ciego, que estaba a punto de ahogarse en la pileta. Dino se había caído al agua y se encontraba completamente desorientado, si no fuese por la ayuda de Dina hubiese muerto ahogado por el agotamiento. Lo más increíble de esta historia es que Dina tenía sólo dos meses y medio. Ya ves, no hay edad para el amor y la solidaridad de un perro.

Fuente:mascotas.org

Anuncios