Algunos perros, sobre todos los peludos y pequeños pueden tener problemas con sus lagrimales.

Cuando el aspecto del ojo no es el normal, ya sea porque le supura demasiado, formando constantemente legañas o porque se le inflama la zona del lagrimal, puede ser que lo tenga obstruido.

Algunos perritos presentan como una bolita roja en la mucosa del ojo en la zona contra el hocico. Se trata del lagrimal inflamado, el que probablemente se encuentre tapado.

Debes saber que lo más frecuente es que si tu perro presenta esta problema, puede ocurrir que se le vuelva crónico. Cuando notamos esta dolencia en los ojos delperros se recomienda mantener la zona libre de pelos, por lo que deberás tener la constancia de recortarla con frecuencia.

También es necesario que higienices sus ojos correctamente a diario, incluso hasta 3 veces al día. Puedes hacerlo con suero fisiológico y una gasa estéril. Algunas personas logran buenos resultados lavando la zona con agua mineral tibia (no del grifo). Otra buena forma de limpiar sus ojitos intentando destapar el lagrimal es con una gasa empapada en té negro (obvio que sin azúcar).

Masajear suavemente el bultito con la gasa mojada puede ayudar a que el conducto se le destape. Algunos perros son sometidos a cirugías, pero los resultados no suelen ser alentadores ya que al poco tiempo se les vuelven a tapar los lagrimales. En algunos casos les realizan el implante de un tubito para mantener el conducto abierto y la buena circulación del líquido.

Fuente:mascotas.org

Anuncios