Es difícil olvidar la primera vez que has visto a un Komondor corriendo, con sus rastas moviéndose al ritmo de su cuerpo. Son unos perros realmente bellos y extravagantes.

Pertenecen a la categoría de perros gigantes y son originarios de Hungría. Su pelo que forma cordones como rastas le otorgan un aspecto más que llamativo.

La estatura del komondor varía entre los 65 y los 90 cm, siendo los machos los de mayor tamaño. Todos son blancos y con este tipo especial de pelaje. Se cree que la espesa capa de pelo los protegía contra el ataque de los lobos. Alrededor de los 6 años es cuando los cordones de pelo alcanzan el largo para rozar el suelo.

Es un perro de pastoreo, pero además es tranquilo y con buen temple. Como buen perro guardián defiende los rebaños y también a su familia humana si es necesario. El Komondor tiene es un animal independiente pero que cumple muy bien con todas sus funciones, digamos un perro maduro, fiel y sumamente útil.

Su cuerpo atlético le permite realizar proezas físicas que su valentía le permite llevar a cabo, como enfrentarse con quien deba para proteger a quien él sabe que debe cuidar. Es importante darle un buen entrenamiento, porque es un perro con mucha fortaleza y carácter. Es necesario que sea completamente obediente a su dueño.

Es una raza de perros fuertes, que no requiere demasiados cuidados. Lo que sí precisan es suficiente espacio al aire libre para realizar ejercicios. Puede dormir afuera todo el año, disponiendo de una buena caseta para guarecerse de la lluvia o el calor. El mayor problema que puede presentar es el de la higiene de su pelaje. No conviene bañarlo seguido porque su pelo es muy difícil de secar, hay que intentar mantenerlo limpio y en lo posible con las rastas bien armadas para que no se le enreden.

Fuente:mascotas.org

Anuncios