3Chocolate:

El chocolate tiene teobromina y el gato presenta un metabolismo que carece de la capacidad de eliminar esta sustancia. Por lo tanto, si se acumula en grandes cantidades en la sangre de nuestra mascota, resultará mortal para él.

La leche:

Esta bebida se suele ver como un alimento que le gusta al gato y le favorece. Pero no siempre es así. El gato que presenta intolerancia a la lactosa e ingiere leche puede sufrir diarrea. Sin embargo, existen felinos a los que este alimento les sienta bien, pero siempre en pequeñas cantidades y de vez en cuando, no a diario.

La sal:

Un gato apenas tiene que ingerir poca sal para evitar cúmulos de restos salinos en el riñón que le provoquen problemas urinarios. Los alimentos de gatos ya cuentan con la sal que ellos necesitan para su salud. De manera puntual, se le puede ofrecer jamón york o pavo bajo en sal.

Huesos del pollo:

Son peligrosos para el gato debido a que su ingestión le puede dañar en el intestino. En caso de ofrecer pollo al gato, lo más recomendable es hacerlo cocido y sin huesos. Los huesos son muy peligrosos como las espinas del pescado.

Fuente: lamascotafeliz.blogspot.com.es

Anuncios