Son-seguros-los-huesos-para-los-perros-Entienda-los-peligros-de-dar-huesos-a-tu-mascotaSabemos que los perros se vuelven locos con un buen pedazo de hueso. Muchas personas dicen que los huesos son buenos para hacer una limpieza bucal, pero generalmente, los huesos pueden causar varios problemas de salud.

Aunque ni todos los expertos están de acuerdo con ello, muchos veterinarios son testigos de verdaderas historias de terror relacionadas con los huesos y los perros.

En cualquier caso, los huesos cocidos nunca son apropiados. Los huesos crudos, por otro lado son un tema de debate, ya que son más suaves y potencialmente más digeribles. Sin embargo, los huesos crudos no están exentos de riesgos.

Conozca, a continuación, las principales complicaciones que pueden ocurrir con los perros después de comer los huesos:

Dientes fracturados – Los huesos son suficientemente fuertes para romper los dientes de tu perro, exigiendo en algunos casos extracciones dentarias.

Lesiones orales – Los bordes filosos de los huesos pueden cortar las encías de su perro, la lengua y otras membranas mucosas orales. Esto no sólo es doloroso para la mascota, sino que también puede ser bastante complicado. Los huesos también pueden quedar atrapados en la boca, sobre todo entre los molares del maxilar inferior.

Obstrucción de las vías respiratorias – Todo o parte del hueso puede deslizarse por la garganta y llegar a bloquear las vías respiratorias haciendo que el perro se ahogue.

Complicaciones gastrointestinales – Huesos que pasan a través del tracto digestivo pueden causar daños graves. Un pedazo de hueso puede alojarse en el esófago, estómago o los intestinos. En la mayoría de los casos, se requiere cirugía de emergencia para extirpar el hueso.

Si los huesos no se atascan, pueden causar irritación al pasar por el tracto gastrointestinal. Por lo menos, se pueden producir vómitos, diarrea o estreñimiento. Sin embargo, los fragmentos pueden perforar el revestimiento del esófago, estómago, intestinos y el colon.

Por más que tu perro ame los huesos, por más que hayas dado huesos a tu perro y nunca haya pasado nada, ¿Realmente merece la pena el riesgo?

Para ayudar a satisfacer las necesidades de tu perro de masticar, buscar alternativas más seguras como juguetes hechos especialmente para ellos. Asegurase de hablar con su veterinario acerca de las mejores opciones para su perro.

Fuente: mascotas.org

Anuncios