Consejos-para-cambiar-o-sustituir-el-pienso-de-tu-mascota-300x164Muchas son las razones que nos llevan a cambiar la alimentación de nuestras mascotas; como por ejemplo, la sustitución de un pienso normal por uno Premium, es decir, de mejor calidad y nutrientes. Muchas veces también los animales se aburren de demasiado pienso y nos obligan a cambiar el pienso o simplemente el pienso actual provoca gases, heces con mal olor o consistencia liquida.

En algunos casos, el cambio de pienso es cuestión de logística; en el nuevo sitio donde estás viviendo simplemente no hay determinada marca. Por cuestiones económicas también algunos dueños tienen que elegir una opción de alimentación más barata a sus mascotas.

Las razones que llevan al cambio de pienso son innumerables; sea como sea es imprescindible tener mucho cuidado al realizar referido cambio, ya que el organismo de los animales son muy sensibles.

Tanto las mascotas adultas como las con pocos meses de vida merecen cuidados especiales antes de recibir el nuevo pienso. Un cambio brusco puede llevar a diarrea, vómitos, deshidratación y en algunos casos pueden incluso llevar a problemas más graves, siendo necesario llevarlo al veterinario.

Para reducir este impacto en tu mascota, es importante realizar una programación muy sencilla, reduciendo poco a poco el pienso actual para ir añadiendo sutilmente la nueva alimentación.

Lo ideal es que la programación será realizada de la siguiente forma:

Del 1º-2º día: 75% de pienso actual + 25% pienso nuevo

Del 3º-4º día: 50% pienso actual + 50% pienso nuevo.

Del 5º-6º día: 25% pienso actual + 75% pienso nuevo.

Del 7º día en delante: 100% nuevo pienso.

Fuente:mascotas.org

Anuncios