10981868_948934601785760_1472170536222736925_nAltura: de 23 a 24 centímetros.
Peso: de 2,5 a 3,5 kilogramos.
Color: Negro y canela, o azul acero oscuro y canela.

También se le conoce con el popular diminutivo Yorkie. Es una de las razas más conocidas y elegantes, y su pequeño tamaño lo convierte en una mascota idónea para vivir en el ámbito urbano al que se adapta con facilidad.

En 1886 el Kennel Club reconoció la raza como independiente y se considera a un macho llamado Huddersfield Ben como el padre fundador. Sin embargo, tiene una historia muy peculiar porque sus primeros pasos están unidos a la Revolución Industrial, a los de los obreros y a sus pequeños Scottish terriers. Todo empezó cuando estos trabajadores llegaron a Yorkshire para trabajar en los nuevos molinos de algodón y cruzaron a sus pequeñas mascotas cazadoras con terriers locales con lo que nacieron los Broken-Haired Scotch terrier que demostraron ser extraordinariamente eficaces cazando, sobre todo, ratas en las minas y las fábricas aunque también eran útiles en la caza de conejos pues eran muy hábiles para sacarlos de sus madrigueras.

Después llegaron los cruces con Leeds terrier de pelo largo, con el Black and tan terrier, el Skye terrier, el Paisley terrier, el Clydesdale terrier, el Dandi Dinmont terrier, el Manchester terrier y el Bichón maltés. El resultado: un pequeño perro ratonero de pelo largo capaz de enfrentarse a los roedores más feroces y que fue bautizado como Yorkshire terrier.

Características generales. De aspecto vigoroso y proporciones armoniosas. Puede llegar a vivir unos veinte años.

Cabeza, cara y cuello. Cráneo más bien plano y pequeño. Hocico no muy largo y con trufa de color negro azabache. Orejas pequeñas, en forma de V invertida cubiertas de pelo corto. Mandíbulas con mordida de tijera –los incisivos superiores caen por delante de los inferiores. Ojos medianos, algo hundidos, oscuros y brillantes con mirada que desprende inteligencia. El borde de los párpados tiene que ser oscuro. Cuello largo y elegante.

Cuerpo. Compacto, de dorso rectilíneo, costillas poco arqueadas, lumbar sólido y bien formado. De pelaje largo y abundante en color azul acero oscuro o negro desde el occipital hasta la base de la cola.

Extremidades. Hombros oblicuos; antebrazos rectos y cubiertos de pelo dorado. Los miembros posteriores tienen que verse muy rectos por detrás. Los pies son redondos con uñas negras.

Sabe ser encantador y adora la compañía de los humanos así que le encanta hacer reír con sus comedias y tratará de salirse con la suya a la menor oportunidad si se le consiente. Bien educado es todo un caballero y sería un magnífico guardián si no fuera por su pequeño tamaño que no impresiona a nadie por mucho que lo intente. A pesar de todo, puede ser autoritario, tenaz y valiente y es capaz de plantar cara a quien haga falta o lo que haga falta. Es fiel, inteligente, vivaracho y está lleno de vitalidad… aunque también sabe descansar. Esto lo convierte en una buena mascota para toda la familia y para las personas mayores.

Centro de atención

Es capaz de entretenerse con cualquier cosa, una mariposa, una hoja, un saltamontes… y corre y salta con una energía desbordante con lo que es imposible aburrirse con él o sentirse triste cuando se está en su compañía. Es un compañero fiel y cariñoso y le encanta echarse sobre el regazo de su dueño o dueña para que le acaricie. Que se ocupen de él le encanta y que le presten atención convirtiéndose en centro de la conversación es lo máximo para él así que hará lo posible para que no decaiga el interés.

Un pequeño fiero y entrañable

Algunos yorkies son algo temerosos ante lo desconocido y los desconocidos, pero no suele ser lo habitual. Ante los desconocidos puede ponerse a gruñir y ladrar en señal de advertencia con verdadera confianza y con un aspecto fiero que a muchos les hace pensárselo dos veces hasta que su dueño o dueña hacen las presentaciones. Si quien llama a la puerta es un amigo hace todo lo posible para ganarse unas caricias y unos elogios y ¡siempre lo consigue!. También es importante destacar que, aunque es un perro que conecta de forma intensa con los seres humanos, no es muy amigo de los niños pequeños si son extremadamente activos y puede sentirse agobiado por ellos y tratar de evitarlos.

No le gusta quedarse solo. Necesita un propietario o propietaria que le dedique atención, mucha ternura… y también que sea firme con él sin llegar a consentirle en exceso pues solo se consigue que se convierta en un pequeño tirano caprichoso. Aunque se le pueda ver en brazos de sus dueños con un lacito en la cabeza no tiene nada de remilgado ni delicado.

Refuerzo positivo

Es importante adiestrarle para que aprenda a comportarse y, sobre todo, para que no ladre a destiempo porque puede hacerlo de día y de noche si no recibe una buena educación. Hay que premiar los ladridos oportunos y censurar los aleatorios e inoportunos. Lo entenderá rápidamente. También hay que tener presente que hay que ser indulgente con él pero sabiendo imponerse ya que si se cede ante sus hábiles artimañas la autoridad del propietario acaba mermada.

La dieta prescrita

A la hora de comer, hay que seguir las indicaciones que marque el veterinario pues establecerá una pauta en función de su edad y su actividad física… y no caer en la tentación de ceder ante algunas de sus peticiones porque no es ajeno a coger sobrepeso o, incluso, obesidad y es algo que no le sienta nada bien. Lo recomendado es que tome entre 70 y 90 gramos diarios de alimento completo seco.

Debido a su pelo largo y sedoso en continuo crecimiento que le proporciona gran parte de su belleza física y que debe ser cepillado a diario, su alimentación debería contener vitaminas y ácidos grasos esenciales para mantenerlo sano, brillante, fuerte, resistente al peinado y no quebradizo.

La piel es un poco delicada en esta raza por lo que también se beneficiará de una dieta que contenga vitaminas y ácidos grasos esenciales. Como necesita baños muy frecuentes la grasa protectora debe ser regenerada de forma continua y eso se consigue a través de la dieta.

Ejercicio diario

Aunque su pequeño tamaño facilita que pueda hacer ejercicio por su cuenta en casa, le encanta salir a dar paseos al parque o al bosque con su dueño o dueña así que será muy extraño que se vuelva remolón ante un largo y vigorizante paseo. Su curiosidad infinita agradecerá poder investigar cada hueco del campo y correr y saltar persiguiendo mariposas o saltamontes.

Salud

El Yorkshire terrier sufre las consecuencias de la búsqueda de un estándar reducido a lo largo de generaciones que han llevado a que haya unos problemas de salud asociados a la raza. Puede sufrir colapso traqueal, deterioro de las rótulas y enfermedades de las encías.

Otros problemas congénitos asociados a la raza es que se puede acumular un exceso de fluido dentro del cráneo (hidrocéfalo) que puede comprimir el tejido cerebral y dañarlo causando síntomas muy variados como dificultades para caminar, problemas con la vista y el oído, hiperexcitabilidad, convulsiones etcétera. El tratamiento puede ser médico o quirúrgico dependiendo del caso.

En los ejemplares muy pequeños se pueden dar casos de luxación entre la primera y segunda vértebras cervicales llamadas atlas y axis respectivamente (luxación atlantoaxial). Esta luxación es muy grave y requiere tratamiento quirúrgico con estabilización permanente de la articulación.

Otra enfermedad congénita frecuente en esta raza es el llamado shunt portosistémico, que es una alteración de los vasos sanguíneos del hígado. Es cuando existe un desvío vascular que hace que parte de la sangre que va hacia el corazón, y debe pasar a través del hígado para ser filtrada y detoxificada, por lo que se acumulan toxinas en la sangre causando problemas mentales y neurológicos. El tratamiento a veces es quirúrgico, y en en casos no muy graves se puede manejar bien con tratamiento médico y dietas especiales.

También son frecuentes en esta raza las hipoglucemias, o bajadas de azúcar en la sangre, especialmente en cachorros por debajo de los 3 meses. Se puede manejar con una dieta adecuada con tomas pequeñas y frecuentes.

Las hembras de Yorkshire pueden tener dificultades en el parto (distocia) por diferentes razones relacionadas con la madre: la estrechez de su pelvis, problemas en la contracción de la matriz. También el tamaño de los fetos, si es demasiado grande, puede plantear alguna complicación. Cuando esto pasa necesitarán asistencia durante el parto o, incluso, cesárea.

En esta raza es especialmente importante una dieta adecuada de la madre durante el periodo de lactancia para prevenir bajadas de calcio en su sangre ya que éstas pueden causar síntomas severos como hipertermia, temblores y convulsiones. Éstas deben ser tratadas con sales de calcio intravenosas.

Además de la alimentación y el ejercicio también necesita que le cuiden y cepillen su largo pelo a diario si su dueño o dueña decide dejárselo largo. Tampoco le viene mal un corte de pelo regular, sobre todo, si lo lleva corto; un arreglo de uñas, de los mechones de pelo entre los dedos, y un baño mensual o bimensual, sobre todo, si pasa mucho tiempo en el campo retozando por todas partes.

Puppy

Hay que comenzar a adiestrarlo pronto, acostumbrarlo pronto al baño y al cepillado, al corte del pelo entre los dedos y recordarle quién es el líder. Para jugar, un muñeco de peluche sin botones ni ojos ni orejas. Puede tardar un poco en asimilar dónde debe hacer sus necesidades, hay que ser muy paciente y perseverante con él en este aspecto.

Curiosidades

Durante décadas ha sido el inspirador de la moda canina y la creación de accesorios para perros e, incluso, de cosméticos y productos alimenticios para razas caninas selectas. También muchos fabricantes y diseñadores lo tomaron como referente para hacer almohadones y cestas.

El papillotaje es la sesión de belleza específica de la raza que consigue que le quede el pelo liso y brillante.

Fuente: www.affinity-petcare.com

Anuncios