10425866_988250517854168_6419706385465485720_nAltura: entre 61 y 68 centímetros para los machos. Entre 56 y 63 centímetros para las hembras.
Peso: en torno a los 50 kilogramos para los machos. En torno a los 42 kilogramos para las hembras.
Color: negro, con marcas bien delimitadas de un tono marrón rojizo constante.
Longevidad: de 10 a 12 años.

El Rottweiler es un perro moloso de origen alemán, de constitución musculosa y atlética, fuertes mandíbulas, gran cabeza y hocico corto, lo que le convierte en un excelente guardián y defensor. De tamaño mediano a grande, su apariencia impone respeto e inspira poder. De hecho, y lo mencionamos aquí únicamente como anécdota, fue la raza elegida para encarnar al perro del Diablo en la serie de películas de terror de ‘La Profecía’.

Es un trotador, permaneciendo su espalda firme y con poco movimiento. El desarrollo del movimiento es armonioso, seguro, con fuerza y libre, con pasos amplios.

Sus orígenes se remontan a la noche de los tiempos. Al parecer, el Rottweiler desciende de la mítica raza de los dogos del Tíbet, de la que da cuenta Marco Polo en sus crónicas, escritas en el siglo XIII con motivo de sus viajes por el Extremo Oriente.

Ya en la antigua Roma, antepasados del Rottweiler eran utilizados como perros de guarda para los campos y cultivos. Según parece, eran importados desde los territorios germánicos para acompañar a las legiones romanas durante la expansión del Imperio como perros de guerra.

Gracias a la ayuda de estos excepcionales perros, las tropas romanas llegaron a la guarnición de Rottweil, situada en la región de Wurtemberg, al suroeste de la actual Alemania. Allí, cruzaron a sus perros de guerra con las razas autóctonas de la región, y tras sucesivas uniones y cruces se produjo la aparición del Rottweiler tal y como lo conocemos en la actualidad. Sin embargo, no fue hasta muchos años más tarde cuando la raza tomó el nombre de su ciudad natal.

Durante la Edad Media y la Edad Moderna, los mercaderes, carniceros y chalanes de Rottweil, que se había convertido en una ciudad comercial, supieron apreciar la fuerza, inteligencia y astucia del Rottweiler, al que empezaron a utilizar como animal de trabajo. Así fue como este perro se convirtió en un fiel y trabajador ayudante, dedicándose conducir el rebaño bovino y, al mismo tiempo, protegiendo a su dueño ante posibles ataques.

De hecho, durante sus desplazamientos por los peligrosos caminos de la época, muchos comerciantes y carniceros metían el dinero en una bolsa de cuero que colgaban del cuello del perro, haciendo prácticamente imposible el robo. En recuerdo de aquella costumbre, en Alemania esta raza todavía recibe el nombre de Rottweiler Metzgerhund, que significa ‘perro de carnicero de Rottweil’. A principios del siglo XX se elaboró el estándar del Rottweiler y se creó su primer club. A partir de 1910, esta raza recibió un espectacular impulso al demostrar que podía ser un excelente perro policía y realizar un gran servicio para el ejército. De hecho, durante la Segunda Guerra Mundial fue utilizado para diversas funciones.

Estándar
Características generales. El Rottweiler es un perro robusto y musculado cuyo aspecto general es el de un animal que destila fuerza, solidez y resistencia. Destaca también el color de su pelaje, brillante y oscuro con marcas de un marrón, así como su dorso firme y recto y su silueta poderosa y bien proporcionada.

Cabeza, cara y cuello. El Rottweiler cuenta con una cabeza de longitud media, con un cráneo ancho entre las orejas, pequeñas y triangulares. De inserción alta, están muy separadas entre sí y son colgantes. Tiene los ojos de tamaño medio, almendrados y de color marrón oscuros. Los párpados están bien ajustados. El hocico, ni demasiado largo ni demasiado corto, es robusto y está dotado de mandíbulas potentes, los belfos son negros, con comisuras labiales cerradas. La dentadura, potente y completa, está formada por 42 dientes que cierran en tijera. El cuello, de longitud media, es robusto y musculado sin ser excesivamente grueso. Forma una línea dorsal bien arqueada al emerger de los hombros. Carece de papada.

Cuerpo. La longitud del tronco, medida desde el esternón hasta los isquiones, no debe superar a la altura en más de un 15 %. La caja torácica es amplia y profunda y está dotada de costillas muy curvadas. El dorso es recto, vigoroso y firme. La zona de la musculatura lumbar es corta y potente. La grupa es ancha y ligeramente redondeada. El cuerpo no debe ser tosco ni gordo, sino atlético.

Extremidades. Los cuartos delanteros del ‘Rottweiler’ cuenta con un hombro largo y bien formado. El brazuelo está muy desarrollado y musculado. Por su parte, el húmero se pega al tronco. El anca es de longitud media, ancha y musculosa. Las piernas son largas y robustas, acabando en una potente articulación del corvejón. Los pies son redondos, bien cerrados y encorvados. La planta debe ser dura. Debe tener las uñas cortas, negras fuertes. Los pies traseros son algo más largos que los delanteros.

Cola. Aunque antiguamente la cola del Rottweiler era amputada con fines estéticos, hoy en día el estándar de la Federación Cinológica Internacional (FCI) exige la cola completa. Según la FCI, la cola debe estar en forma natural, horizontal en prolongación de la línea superior; en reposo puede también colgar. Es corta y robusta.

Carácter
Aunque su imponente figura y su aspecto poderoso pueda infundir respeto e incluso temor, el Rottweiler es un perro con rott1tendencia amigable y pacífica. Es muy afectuoso, poco ladrador, y bondadoso con los niños. Dócil y aplicado, muestra muy buena disposición para trabajar. Por otro lado, es un perro que está siempre alerta y reacciona a su entorno con gran atención. Es seguro de sí mismo y tiene gran aplomo, en ningún caso es nervioso o asustadizo… y es importante saber que no acepta con facilidad a otros perros.

Machos y hembras

Existen notables diferencias de carácter entre los ejemplares machos y hembras de esta raza. Así, los machos son mucho más dominantes que las hembras, mientras que estas últimas son más tolerantes. Las hembras son menos independientes, por lo que se integran mejor en la vida en familia, y tienen un instinto protector muy desarrollado, por lo que son mucho más apropiadas para los niños. Aún así, bajo ningún concepto un niño puede ser dueño de un Rottweiler, este estatus es algo reservado solo para los mayores.

Perro dominante pero disciplinado

El Rottweiler es un perro muy dominante y, aunque tiene un carácter muy disciplinado y dispuesto al adiestramiento, precisa de una mano firme y exigente que lo eduque. El dueño debe adiestrar al perro en una obediencia perfecta, mostrando una autoridad inquebrantable y sabiendo dominarlo en cualquier circunstancia. Sin embargo, no conviene educarlo con demasiada dureza, ya que necesita muestras de afecto y cierta flexibilidad.

Día a día
Ante todo, no hay que olvidar nunca que el Rottweiler es un perro que, por sus características físicas, puede derribar a un hombre adulto sin necesidad de morderlo. En las manos equivocadas, puede convertirse en un arma letal capaz de causar estragos así que conviene recordar que este no es un perro adecuado para neófitos en el ámbito de la canofilia.

Alimentación y ejercicio

Este animal necesita una ingesta diaria de 650 a 850 gramos de pienso y hay que mantenérsela controlada pues tiene tendencia a engordar. La dieta la prescribirá su veterinario pero, por supuesto, también necesita hacer ejercicio. No es una de las razas que tiene que salir varias veces al día para quemar energías pero le viene muy bien para su estabilidad vital.

Perro potencialmente peligroso

La legislación actual considera al Rottweiler una raza potencialmente peligrosa, por lo que los propietarios de un ejemplar de la misma deben cumplir una serie de requisitos especiales, como obtener una licencia administrativa otorgada por la autoridad municipal o estatal para la cual se exigen las siguientes condiciones: ser mayor de edad, no tener antecedentes penales, disponer de capacidad física y psicológica demostrada para poseer uno de estos animales y tener suscrito un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros.

Medidas de seguridad

Además, la ley obliga a llevar una copia de la licencia administrativa y de la inscripción del perro en el registro de perros potencialmente peligrosos a la hora de sacar el perro de paseo, y en lugares públicos es obligatorio el uso de bozal y de una correa de menos de 2 metros, no extensible. Por otro lado, vivimos en una zona urbanizada deberemos levantar una valla alta que bordee el perímetro de la casa para que no se escape, con rejas que impidan el paso de una mano entre ellas, o bien tener permanentemente atado al animal.

Cuidados
El Rottweiler puede padecer displasia de cadera –coxofemoral-, aunque menos que en otras razas de su tamaño, y también sufre de torsión de estómago, por su anatomía. Se han descrito, como en todas las razas caninas, una serie de enfermedades congénitas y hereditarias que pueden afectar al Rottweiler y que, evitando que los animales que las padecen se dediquen a la cría, con el tiempo se va reduciendo su incidencia, entre ellas, las más importantes por su gravedad, se encuentran: la osteocondritis disecante -que afecta la articulación del hombro y requiere cirugía-, la enfermedad de Von Willebrand, hipotiroidismo y estenosis subaórtica. Algunos individuos de esta raza parecen estar más predispuestos a ciertos tumores, como el osteosarcoma.

Por lo demás, es un perro extremadamente resistente y sufrido, capaz de soportar condiciones climáticas muy duras, como la lluvia, nieve, viento, hielo, bajas temperaturas, etcétera. Aún así, conviene secarlo cuando esté mojado por la lluvia, sobre todo si hace frío.

Higiene básica

A diferencia de otras razas de perros, al Rottweiler no le gusta sentirse manoseado. Tan solo necesita algún que otro vigoroso cepillado ocasional, ya que su pelo es corto lo que facilita su cuidado.

Puppy

El Rottweiler, necesita, desde cachorro un adiestramiento para que pueda relacionarse sin problemas tanto con animales como con personas. Tiene que acostumbrarse a estar con otras personas aparte de su familia y necesita un dueño autoritario pero gentil… y éste, además, tiene que tener en cuenta que su Rott no lleva bien eso de convivir con otros perros.

Fuente: www.affinity-petcare.com

Anuncios