f844d4e36b6ece0b5556d0c979b9144eLos animales de compañía  pueden reducir el riesgo de alergias y asma, reducir la ansiedad y aumentar la confianza y la actividad física en los niños. Y la adopción de animales aumenta la cohesión familiar y el desarrollo infantil. No son afirmaciones hechas al tuntún por una amante de los animales (que reconozco que lo soy), tras todas ellas hay estudios detrás que lo evidencian.

En febrero tuvo lugar el 1º Foro Europeo Better With Pets, organizado por Purina y que se celebró en Bruselas con expertos de toda Europa. Allí se demostraron, apoyados en evidencias científicas los beneficios emocionales, psicológicos y físicos que los animales de compañía aportan a nuestra sociedad, como su papel en la prevención de enfermedades, la reducción del estrés y el bienestar mental de las personas.

Parte de lo que se habló atañía a los niños.

  • MEJORA DE LA ACTIVIDAD FÍSICA. Los estudios muestran que los niños son más propensos a cumplir con las recomendaciones de actividad física nacionales que los que no tienen un perro a través de juegos y pasear al perro (Martin et al., 2015).
  • DISMINUCIÓN DE ANSIEDAD. Tener una mascota en el hogar se ha asociado con una disminución de la probabilidad de la ansiedad infantil (Gadomsket al., 2015).
  • REDUCIR EL RIESGO DE ALERGIAS Y ASMA. La exposición a los perros y animales de granja durante el primer año de vida reduce el riesgo de asma en los niños. Los niños que crecen con un perro en la casa antes de la edad de un año tienen un 13% menos de riesgo de padecer asma (Fallet al., 2015).
  • ESTIMULAR LA CONFIANZA. Los niños con los perros pueden tener un mayor contacto social con los amigos,y su nivel de apego hacia la mascota puede aumentar su confianza (Pablo y Serpell, 1996).
  • REDUCCIÓN ADHD2. Se ha demostrado que las terapias asistidas pos animales recauden la severidad de los síntomas de ADHD2 en niños (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) (Vagnoliet al., 2015).

No son las únicas ventajas, yo os he hablado aquí en el pasado de cómo, por ejemplo, puede ayudar a nuestros hijos a asumir la muerte de una manera más natural.

Eso sí, la responsabilidad y los costes en tiempo y dinero que implica tener un perro o un gato no son como para tomárselos a la ligera. Si se tienen dudas de poder asumirlos, mejor no tenerlos por muchos beneficios que nos reporten a nosotros y a nuestros niños.

Fuente: blogs.20minutos.es

Anuncios