1474457523_358611_1474465913_noticia_normal_recorte1El gato forma parte de la vida del hombre desde hace más de 9.000 años, pero a pesar de su domesticación, es un animal solitario y la mayoría de sus actuaciones van orientadas a mantener esa naturaleza independiente y aislada. Investigadores de la Universidad de Tokio concluyeron en 2013 que la razón por la que se comportan de un modo tan distinto al del perro, la otra mascota por excelencia, es que, al contrario que los canes, nunca han sido domesticados para obedecer a los humanos. Aun así, más allá de su carácter individualista, estos pequeños amigos nos quieren, pero ¿nos entienden? Más